Reflexología Podal – Indicaciones y beneficios [ACTUALIZADO]

La reflexología podal, también conocida como reflexoterapia podal, es una técnica que consiste en ejercer presión sobre ciertas partes del cuerpo, normalmente los pies, las manos, denominada reflexología de manos, y la cara, conocida como reflexología facial. Estas zonas actúan como reflejo de otras áreas corporales que se ven conectadas a través de importantes conexiones nerviosas –sobre las que se ejerce la presión-. De esta manera, se puede conseguir una mejora en la salud del paciente sobre el que se aplique la reflexología.

La reflexología o reflexoterapia podal

La reflexología no es una medicina como tal o un masaje fisioterapeuta. Hay que tener claro que la reflexología es una terapia complementaria de salud no intrusiva, que puede ser recibida por cualquier tipo de persona. Esto no quiere decir, que a todos los pacientes que reciban este tipo de masajes vayan a obtener los mismos resultados. Hay personas a las que no les alivia los dolores que pretenden sanarse pero lo que sí pasa, en prácticamente todos los casos, es que los pacientes concluyen las sesiones con una mayor sensación de relajación mental y corporal.
Por lo general, no siendo totalmente matemático, la reflexoterapia consigue reducir la tensión, ayuda a conciliar mejor el sueño y mejora el estado de ánimo y bienestar de los pacientes entre otros beneficios.

La reflexología no es un tratamiento utilizado para diagnosticar o curar enfermedades, sino para aliviar sus dolores y molestias y como complemento de otros medicamentos. Los beneficios de la reflexoterapia son muchos.

Orígenes de la reflexología podal:

Actualmente, no se ha concretado un origen único y determinado de esta terapia. Existen muchos puntos clave en su historia que dan comienzo a nuevas líneas de investigación en el mundo de la reflexología. Sin embargo, se cree que el registro más antiguo que se recoge de la reflexoterapia se encuentra en un jeroglífico en una tumba egipcia de Ankhamor, datada del año 2.330 antes de Cristo, junto a otros procedimientos médicos.

Beneficios de la reflexología podal

Como ya hemos comentado antes, los beneficios de la reflexoterapia podal no son universales. Sin embargo, esta terapia tiene amplias cualidades que muchos pacientes reclaman para aliviar o mejorar ciertos problemas de salud:

La función nerviosa:

Muchas personas, con el paso de los años, acaban notando que pierden sensibilidad en sus terminaciones nerviosas, la mayoría de las veces en las extremidades. Para ello, recurren a la reflexoterapia, pues esta terapia es capaz de estimular –según los estudios- más de 7.000 terminaciones nerviosas en una misma sesión. Esto favorece la funcionalidad y flexibilidad de las partes más “oxidadas” de nuestro cuerpo. Además de ayudar a trabajar a las conexiones neuronales de nuestro cerebro, que son las principales vías de comunicación de nuestro cuerpo.

Los niveles de energía:

En ocasiones, las personas se sienten débiles o con el ánimo decaído sin saber los motivos exactos. En varias ocasiones esto es causa de un bajo nivel de energía en nuestro metabolismo. La reflexoterapia podal, al ayudar a establecer conexiones con los diferentes sistemas de órganos y músculos, refuerza a nuestro metabolismo en su capacidad de generar energía.

La circulación:

Según los testimonios de los pacientes que han probado este tipo de terapia, dicen que la mejora de la circulación de la sangre por su cuerpo es uno de los síntomas más usuales una vez han recibido una sesión de reflexología. Esto es debido a que la presión sobre las zonas reflejas favorece que la sangre y el oxígeno se ciclen mejor, de esta manera el oxígeno llega más rápido a los diferentes órganos, favoreciendo su funcionamiento. Una mejora de la circulación del organismo también produce una mayor rapidez en cicatrización de heridas y la renovación de células dañadas por células nuevas.

Relajación:

Junto con la mejora de la circulación de la sangre, la relajación es otro de los efectos más comunes en los pacientes de reflexoterapia podal. Con este método se abren las vías neurales, vías que dejan fluir libremente la actividad neuronal, lo que se traduce en una disminución considerable del estrés corporal. La reflexoterapia ayuda a permitir que el cuerpo entre en un estado de relajación y calma, tanto física como mental. Uno de los beneficios más relevantes de la relajación es que esta ayuda en los problemas de insomnio, haciendo que el ritmo cardiaco de una persona con mayor estrés, se normalice.

La eliminación de las toxinas:

Los pacientes de la reflexología podal han coincidido en que esta terapia les ha ayudado a mejorar el funcionamiento de su vejiga. La mejora de este órgano conlleva a que este trabaje de manera más eficiente contra la eliminación de toxinas de nuestro organismo, en especial las del sistema urinario.

Dolores de cabeza:

Un gran número de personas, de las que acuden a sesiones de reflexología, lo hacen con la intención de aliviar los dolores de cabeza y migrañas que padecen. La reflexoterapia actúa como analgésico de estas dolencias dado que existen muchas zonas reflejo en la parte de la cabeza que, al ser presionadas por un experto en las zonas adecuadas, alivian tensión a los músculos que producen estos dolores. Además, en muchas ocasiones, estos dolores se producen por el estrés acumulado, estrés que hemos visto que es capaz de resolverse con la reflexología, gracias a su carácter relajante.

Acelera la curación:

Uno de los mejores efectos de la reflexología es que si juntamos que los órganos están más estables y en mejor rendimiento, que la circulación es más regular y oxigenada y que la actividad nerviosa ha aumentado, las células de nuestro cuerpo tendrán la capacidad de crecer más rápido y, así, nuestras heridas podrán sanarse antes.

Cáncer:

Como se ha dicho anteriormente, la reflexología no cura enfermedades, y mucho menos puede hacerse cargo de la eliminación de las células cancerosas. Sin embargo, esta terapia es capaz de ayudar a una persona con los efectos secundarios de la quimioterapia. La reflexoterapia ayuda a las personas con este tratamiento a que concilien mejor el sueño, a calmar su ansiedad y a reducir los problemas estomacales que produce la quimio, como los vómitos.

Embarazo y menstruación:

Otra de las funciones de la reflexología podal es la capacidad analgésica con las mujeres embarazadas, a las que no solo ayuda con los dolores del propio embarazo sino también con los dolores postparto. Además, su capacidad de aceleración de curación permite que el cuerpo de la mujer sane antes. Por otro lado, la función de la reflexoterapia de activar las funciones nerviosas y la capacidad de relajación, ayudan a prevenir las conocidas depresiones post parto.

 

Promueve un mejor sueño

La reflexoterapia podal ayuda a mejor la circulación sanguínea y a relajar los nervios, lo que favorece un mejor descanso nocturno.

Mejora la circulación sanguínea:

La reflexología podal ayuda a mejorar la circulación de la sangre, dado que se activa y estimula el sistema linfático con la presión ejercida sobre las zonas reflejo.

Ayuda en la relajación:

La reflexología tiene la capacidad de ayudar a los pues a liberar la energía y a desbloquear los síntomas que frenan la energía. Además, consigue aliviar los síntomas de estrés y fatiga.

Combate la depresión:

Ciertos puntos clave situados entre los dedos de los pies están relacionados con la estabilidad emocional y la salud mental. Por ello, trabajar estas zonas consigue ayudar a los pacientes a equilibrar sus necesidades emocionales.

Alivia dolores y molestias:

Zonas situadas entre los dedos de los pies y los tobillos consiguen ayudar a aliviar dolores muy variados, desde molestias de migrañas a dolores de espalda inferiores y superiores, o problemas leves del aparato digestivo.

Pero, ¿cómo funciona la reflexología podal y la reflexoterapia en general?:

Como hemos dicho anteriormente, el cuerpo humano consta de ciertos puntos y áreas en los pies, manos, cara y orejas que corresponden a ciertos órganos, huesos y sistemas internos. Estas zonas funcionan como reflejo de aquellas a las que representan, por ello los expertos en reflexología utilizan unos “mapas” –que cambian dependiendo del profesional que nos trate, aunque todos coinciden en los puntos básicos- para representar qué partes del cuerpo se corresponden entre sí.

Como se ha descrito antes, en los pies existen zonas reflejas con las que se corresponde el cuerpo entero. La reflexoterapia podal marca un mapa en el que se divide el cuerpo en dos partes verticales: el pie derecho corresponde a la parte derecha del cuerpo, y el pie izquierdo a la izquierda. Los puntos más importantes se encuentran en las plantas de los pies, los tobillos y las partes superiores del pie.
El tratamiento de la reflexología podal puede aliviar los dolores sintomáticos de cabeza, los problemas sinusales e incluso los dolores estomacales.

Otros tipos de reflexología:

Reflexología facial:

La reflexoterapia facial funciona de la misma manera que la reflexología podal: mediante la realización de un masaje específico en la que se activan los puntos reflejos que existen en el “mapa” de la cara. En este caso, no solo la zona de la cara contiene estos puntos nerviosos, el cuero cabelludo y las orejas también forman parte de esta área de reflexología. Según los expertos, este tipo de terapia es ideal para combatir la fatiga mental, los problemas hormonales y resolver algunos síntomas emocionales como la angustia. Esto es consecuencia de la liberación de endorfinas que se produce cuando nuestro cuerpo consigue alcanzar un estado de relajación. Además, una de las consecuencias indirectas de la reflexología facial es que al estimular la cara mediante masajes, se consigue un efecto rejuvenecedor y estimulante en el cutis.

Reflexología de manos:

La reflexoterapia de manos está considerada por los expertos como el tipo de reflexología más sencillo y simple, pero uno de los más eficaces. Se dirige a las zonas clave del cuerpo a partir de las palmas de las manos. La terapia de manos es utilizada para aliviar problemas de salud como el estreñimiento, dolores musculares, de hombro…

Reflexología infantil

La reflexología infantil es la modalidad de la reflexoterapia aplicada a niños.

Contraindicaciones en la reflexología podal:

Duración:

Los efectos secundarios de la reflexología, o las contraindicaciones de esta terapia, no suelen tener una duración posterior a las 24 horas desde que se realiza el masaje. En algunos casos, los pacientes pueden tener algunas ligeras molestias. Sin embargo, no es lo usual al tratarse de un tipo de terapia seguro.

Fatiga:

Es uno de los síntomas más comunes al comenzar una nueva terapia para aliviar un dolor. Unas personas manifiestan un gran número de bostezos, muchas veces causados por el sueño y relajación que les produce la terapia. Otras personas dicen sentirse cansadas después del masaje o con dolor de cabeza. Normalmente, estos dos últimos síntomas desaparecen una vez se ha reactivado el nivel de energía ideal de cada persona.

Reacciones emocionales:

Estos efectos pueden ocurrir tanto después de la sesión como en el durante. Muchos pacientes dicen sentirse felices y con ganas de reír y otros, por el contrario, dicen sentirse con ganas de llorar. Si el paciente ha llegado a un estado muy profundo de relajación, puede sentirse hasta mareado.

Mayor sensibilidad:

En la reflexología podal han ocurrido varios casos en los que los pacientes han sentido una mayor capacidad sensitiva en los pies tras las primeras sesiones. En algunos casos, también se han dado casos de personas que han sentido durante unos días un hormigueo en los pies. Según los expertos son consecuencias muy comunes de este tipo de terapia que indican que el paciente está respondiendo al tratamiento. Sin embargo, solo es normal los principios días de terapia. Si el hormigueo persiste, debe acudir a su médico.

Otros efectos poco frecuentes:

En algunas otras ocasiones se han dado síntomas de nauseas que, según los reflexólogos, son síntoma de la eliminación de toxinas a raíz de la terapia. Recomiendan beber mucha agua para poder aliviar el malestar. Otras de las contraindicaciones menos comunes de estos masajes son las erupciones cutáneas, la sudoración excesiva y la sed.

La ciencia y la reflexología:

Actualmente, la ciencia no considera a la reflexología como una terapia medicinal, sino como una pseudociencia. Entre otros motivos, como ya hemos comentado a lo largo del artículo, ni siquiera los reflexólogos entre ellos se han puesto de acuerdo a la hora de mapear las zonas reflejas con las zonas a las que compete su tratamiento. Por eso, en muchos casos, se atribuyen sus beneficios al efecto placebo. En cualquier caso, muchos pacientes dicen sentirse mejor y experimentar esta mejoría como algo objetivo y realista, negando que sea el efecto placebo, sino algo real y efectivo.

¿Cómo preparamos nuestra primera visita a una consulta de reflexología?:

El primer paso que se debe dar, previo a acudir a la cita, es el de encontrar un reflexólogo/a que se adecue a tus necesidades. Una vez lo encuentres, debes pedir cita en su consulta y aclararle para qué dolencias deseas ser tratado.

Una vez allí, el experto te sentará en una silla reclinable, donde podrá examinarte la zona refleja que afecta a las dolencias que quieres subsanar. Una vez lo haya determinado, comenzará a darte el masaje. No te asustes, al principio puede ser algo chocante, ya que la mayoría de gente se espera un masaje común y no es así. El reflexólogo aplicará un pequeña presión por las zonas reflejas, normalmente con su pulgar. La sensibilidad de la piel es diferente en todas las personas, por ello debes informarle si la presión que ejerce sobre ti es excesiva.

Lo más normal es que las sesiones duren entre 45 minutos y una hora, y el número de visitas que debes realizar con el experto variarán dependiendo de las mejorías que notes y del grado de molestia que sigas experimentando en tu organismo.

Nosotros nos hemos permitido preparar para ti unos directorios locales, donde incluimos direcciones y teléfonos de profesionales de la reflexología podal.:

Madrid   Barcelona   Valencia   Zaragoza   Bilbao   Galicia   Asturias  y  Andalucía

¿Es posible darse a si mismo un automasaje de reflexología?:

La respuesta a esta pregunta es sí, aunque no es lo más apropiado ya que lo idóneo es que te lo realice un profesional. Es automasaje de reflexología te lo podrás aplicar en la zona de los pies y de las manos, aunque es posible realizártelo en la cara en más complicado, porque necesitas estar relajado y es complicado. Ante todo, debes tener calma y paciencia, esto es una terapia que lleva un tiempo controlar. Deberás tener en cuenta los mapeos de las zonas de tu cuerpo a las que quieras beneficiar con estos masajes, y poco a poco ir aprendiendo con tu propio cuerpo las zonas de presión que mejor te convengan.